Oceanografica, Fraude Banamex visto por Auditores

Mega Fraudes….porque no aprendemos la Lección?

Mega Fraudes Corporativos

Al parecer la experiencia que nos dejaron los casos de empresas como Enron no han terminado por brindarnos la experiencia necesaria para implementar modificaciones de valor que nos ayuden a prevenir y mitigar los riesgos de prácticas fraudulentas corporativas, ahora es el caso de una empresa Mexicana, Oceanográfica S.A. de C.V. junto con instancias Gubernamentales como PEMEX y la banca privada Citi Group, con su filial Mexicana Banamex.

Un poco de Antedecentes

Citi anunció en Nueva York que ajustó a la baja sus resultados financieros del cuarto trimestre del 2013, así como los correspondientes a todo el año, por un monto estimado de 235 millones de dólares, derivado de un fraude descubierto de su subsidiaria en México.

Explicó que al 31 de diciembre de 2013, al amparo de un programa de descuento de cuentas por cobrar con Petróleos Mexicanos (Pemex), Citi, a través de Grupo Financiero Banamex registraba en sus libros financiamiento de corto plazo por aproximadamente 585 millones de dólares a Oceanografía, una empresa mexicana que ha sido proveedor importante de servicios a Pemex.

Hasta esta fecha, Banamex también otorgó financiamiento a esta empresa por aproximadamente 33 millones de dólares, tanto en crédito directo, como en la forma de cartas de crédito.

El día 11 de febrero de 2014, la Secretaría de la Función Pública anunció la inhabilitación de Oceanografía para celebrar nuevos contratos con el Gobierno Federal.

Como consecuencia de lo anterior, Banamex inició, junto con Pemex, una revisión detallada del financiamiento otorgado a Oceanografía y del programa de cuentas por cobrar durante los últimos años.

Pemex informó a Banamex el 20 de febrero de 2014, que una porción significativa de las cuentas por cobrar a Pemex registradas por Banamex en el citado programa eran fraudulentas, y que las cuentas por cobrar válidas eran sustancialmente inferiores a los 585 millones de dólares mencionados.

Pero… que pasó?

La situación detectada en éste mega fraude es cinematográficamente hablando “Una serie de eventos desafortunados” que no se puede entender sin que se impliquen prácticas fraudulentas, corrupción, falta total y absoluta de revisiones de seguridad a los controles, impunidad y actuaciones con ausencia completa de escrúpulos por parte de todos los involucrados.

Por un lado, la ambición desmedida de Banamex por la colocación de créditos y el logro de sus “metas de venta a como dé lugar”, les orilló a generar préstamos y líneas de crédito estratosféricas a la multicitada empresa sin verificar que las garantías otorgadas por la misma fueran reales y cobrables, lo que irremediablemente les causará un gran impacto, como ya lo vimos al principio del artículo, en los resultados financieros, aquí están involucrados Ejecutivos de Cuenta, Directores Regionales y por supuesto, el área de Riesgos y Cumplimiento o la Auditoría Interna que en su caso debieron prever dichos riesgos y auditarlos debidamente.

Por su parte, el Gobierno Federal (SAT, PEMEX, IMSS e Infonavit) genera omisiones en la revisión de los proveedores principales de sus paraestatales así como la verificación de prácticas fraudulentas de operaciones relacionadas con dichos ilícitos, al parecer la tan sonada “Ley Antilavado” tan publicitada en 2013 no sirvió para prevenir dichas prácticas, ya que a través del Sistema de Administración Tributaria (SAT) debió monitorear los movimientos de entrada y salida de capitales de éste Corporativo tan grande (Oceanografía) e identificar que los movimientos de entrada de capitales, si bien provenían de ingresos lícitos y préstamos bancarios, también existían ingresos de procedencia “desconocida”, presuntamente de prácticas relacionadas con el lavado de dinero. Esto, para los que conocemos el modus operandi del Sistema Tributario, no es nuevo, ya que sabemos del tráfico de influencias de los mega corporativos y que mientras más dinero hay en juego, mayor es la impunidad y corrupción involucradas, a través de la compra de “favores” para omitir irregularidades en las auditorías a través de jugosas dádivas a funcionarios del Gobierno. Además del SAT, otra dependencia que debió identificar omisiones de pago en los créditos de los trabajadores en su momento es el Infonavit, quien al parecer no ejerció acciones hasta que se destapó el escándalo, que fue cuando presentó demandas por fraude, que coincidencia no lo creen?

Por último, quienes maquinaron todo el fraude, la Empresa Oceanografía S.A. de C.V., que fabricó garantías inexistentes (Cuentas por cobrar provenientes de contratos con PEMEX) para obtener los créditos y líneas de crédito bancarias, que no presentó las debidas fianzas para respaldar los contratos con la paraestatal, que omitió el pago de las prestaciones sociales de los trabajadores: IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social), INFONAVIT (Instituto del Fondo Nacional de vivienda para los trabajadores), que incumplió pagos con sus proveedores, lo cual origina el embargo de empresas extranjeras y la consecuente mala imagen para México y que lo pone en entredicho (de nuevo) a través de su creciente corrupción.

Ponemos nuestras barbas a remojar…..

Mientras vemos éstos fraudes monumentales en donde existe un sinnúmero de involucrados, como nos explicamos que haya pasado y como nos puede aplicar en nuestro entorno de negocios?, sabemos que existen leyes, regulaciones, controles implementados, etc., entonces como pudo ser?. Todo éste caso es un caldo de cultivo de aprendizaje para empresarios, auditores, ejecutivos y profesionales financieros, podemos resumir nuestro aprendizaje en unos simples pasos:

El hecho de tener Controles Internos implementados, no nos asegura la prevención de fraudes per se, dicho controles se deben probar cíclicamente y corregir las desviaciones en tiempo y forma.
La implementación de Leyes y Regulaciones, así como la verificación de su cumplimiento, deben ser aplicadas por profesionales de una Ética y Honestidad probada para minimizar los riesgos.
Cumplir metas de colocación de Créditos “a como dé lugar”, no necesariamente genera utilidades y lo acabamos de comprobar.
Como hemos visto a través de éste artículo, los empresarios deben cambiar su visión de negocios y no ver al Área de Auditoría Interna como un lujo o una “moda”, sino como una necesidad que va implícita con la empresa y que no se puede concebir la existencia de las operaciones sin el monitoreo oportuno y con la debida Independencia Profesional de un Auditor.

http://www.icsya.mx/2014/03/mega-fraudes-porque-no-aprendemos-la-leccion/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s