Oceanografica, Fraude Banamex visto por Auditores

Mega Fraudes….porque no aprendemos la Lección?

Mega Fraudes Corporativos

Al parecer la experiencia que nos dejaron los casos de empresas como Enron no han terminado por brindarnos la experiencia necesaria para implementar modificaciones de valor que nos ayuden a prevenir y mitigar los riesgos de prácticas fraudulentas corporativas, ahora es el caso de una empresa Mexicana, Oceanográfica S.A. de C.V. junto con instancias Gubernamentales como PEMEX y la banca privada Citi Group, con su filial Mexicana Banamex.

Un poco de Antedecentes

Citi anunció en Nueva York que ajustó a la baja sus resultados financieros del cuarto trimestre del 2013, así como los correspondientes a todo el año, por un monto estimado de 235 millones de dólares, derivado de un fraude descubierto de su subsidiaria en México.

Explicó que al 31 de diciembre de 2013, al amparo de un programa de descuento de cuentas por cobrar con Petróleos Mexicanos (Pemex), Citi, a través de Grupo Financiero Banamex registraba en sus libros financiamiento de corto plazo por aproximadamente 585 millones de dólares a Oceanografía, una empresa mexicana que ha sido proveedor importante de servicios a Pemex.

Hasta esta fecha, Banamex también otorgó financiamiento a esta empresa por aproximadamente 33 millones de dólares, tanto en crédito directo, como en la forma de cartas de crédito.

El día 11 de febrero de 2014, la Secretaría de la Función Pública anunció la inhabilitación de Oceanografía para celebrar nuevos contratos con el Gobierno Federal.

Como consecuencia de lo anterior, Banamex inició, junto con Pemex, una revisión detallada del financiamiento otorgado a Oceanografía y del programa de cuentas por cobrar durante los últimos años.

Pemex informó a Banamex el 20 de febrero de 2014, que una porción significativa de las cuentas por cobrar a Pemex registradas por Banamex en el citado programa eran fraudulentas, y que las cuentas por cobrar válidas eran sustancialmente inferiores a los 585 millones de dólares mencionados.

Pero… que pasó?

La situación detectada en éste mega fraude es cinematográficamente hablando “Una serie de eventos desafortunados” que no se puede entender sin que se impliquen prácticas fraudulentas, corrupción, falta total y absoluta de revisiones de seguridad a los controles, impunidad y actuaciones con ausencia completa de escrúpulos por parte de todos los involucrados.

Por un lado, la ambición desmedida de Banamex por la colocación de créditos y el logro de sus “metas de venta a como dé lugar”, les orilló a generar préstamos y líneas de crédito estratosféricas a la multicitada empresa sin verificar que las garantías otorgadas por la misma fueran reales y cobrables, lo que irremediablemente les causará un gran impacto, como ya lo vimos al principio del artículo, en los resultados financieros, aquí están involucrados Ejecutivos de Cuenta, Directores Regionales y por supuesto, el área de Riesgos y Cumplimiento o la Auditoría Interna que en su caso debieron prever dichos riesgos y auditarlos debidamente.

Por su parte, el Gobierno Federal (SAT, PEMEX, IMSS e Infonavit) genera omisiones en la revisión de los proveedores principales de sus paraestatales así como la verificación de prácticas fraudulentas de operaciones relacionadas con dichos ilícitos, al parecer la tan sonada “Ley Antilavado” tan publicitada en 2013 no sirvió para prevenir dichas prácticas, ya que a través del Sistema de Administración Tributaria (SAT) debió monitorear los movimientos de entrada y salida de capitales de éste Corporativo tan grande (Oceanografía) e identificar que los movimientos de entrada de capitales, si bien provenían de ingresos lícitos y préstamos bancarios, también existían ingresos de procedencia “desconocida”, presuntamente de prácticas relacionadas con el lavado de dinero. Esto, para los que conocemos el modus operandi del Sistema Tributario, no es nuevo, ya que sabemos del tráfico de influencias de los mega corporativos y que mientras más dinero hay en juego, mayor es la impunidad y corrupción involucradas, a través de la compra de “favores” para omitir irregularidades en las auditorías a través de jugosas dádivas a funcionarios del Gobierno. Además del SAT, otra dependencia que debió identificar omisiones de pago en los créditos de los trabajadores en su momento es el Infonavit, quien al parecer no ejerció acciones hasta que se destapó el escándalo, que fue cuando presentó demandas por fraude, que coincidencia no lo creen?

Por último, quienes maquinaron todo el fraude, la Empresa Oceanografía S.A. de C.V., que fabricó garantías inexistentes (Cuentas por cobrar provenientes de contratos con PEMEX) para obtener los créditos y líneas de crédito bancarias, que no presentó las debidas fianzas para respaldar los contratos con la paraestatal, que omitió el pago de las prestaciones sociales de los trabajadores: IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social), INFONAVIT (Instituto del Fondo Nacional de vivienda para los trabajadores), que incumplió pagos con sus proveedores, lo cual origina el embargo de empresas extranjeras y la consecuente mala imagen para México y que lo pone en entredicho (de nuevo) a través de su creciente corrupción.

Ponemos nuestras barbas a remojar…..

Mientras vemos éstos fraudes monumentales en donde existe un sinnúmero de involucrados, como nos explicamos que haya pasado y como nos puede aplicar en nuestro entorno de negocios?, sabemos que existen leyes, regulaciones, controles implementados, etc., entonces como pudo ser?. Todo éste caso es un caldo de cultivo de aprendizaje para empresarios, auditores, ejecutivos y profesionales financieros, podemos resumir nuestro aprendizaje en unos simples pasos:

El hecho de tener Controles Internos implementados, no nos asegura la prevención de fraudes per se, dicho controles se deben probar cíclicamente y corregir las desviaciones en tiempo y forma.
La implementación de Leyes y Regulaciones, así como la verificación de su cumplimiento, deben ser aplicadas por profesionales de una Ética y Honestidad probada para minimizar los riesgos.
Cumplir metas de colocación de Créditos “a como dé lugar”, no necesariamente genera utilidades y lo acabamos de comprobar.
Como hemos visto a través de éste artículo, los empresarios deben cambiar su visión de negocios y no ver al Área de Auditoría Interna como un lujo o una “moda”, sino como una necesidad que va implícita con la empresa y que no se puede concebir la existencia de las operaciones sin el monitoreo oportuno y con la debida Independencia Profesional de un Auditor.

http://www.icsya.mx/2014/03/mega-fraudes-porque-no-aprendemos-la-leccion/

Anuncios

Oceanografía, fraude global

Amado Osuna Yáñez parecía un empresario que no necesitaba nada, salvo ser cuidadoso en sus negocios. Dueño de una de las flotas más grandes del mundo, fue amigo de George Steinbrenner, el dueño de los Yankees de Nueva York, hasta su muerte en 2010, y jugaba golf con Tiger Woods. Tenía acceso a los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, y convirtió en aliados a quienes estaban muy cerca de ellos. ¿Qué podía ir mal con él? Es un misterio, pero en unas cuantas semanas su imperio marítimo se colapsó y Oceanografía, la empresa que emergió de la bancarrota con tráfico de influencias y la llevó a valer más de 2 mil 500 millones de dólares, se le escurrió entre las manos.

Osuna Yáñez, quien se fue hace pocas semanas a Estados Unidos, enfrentará a la justicia mexicana y, probablemente, la de ese país. El caso en contra de él y su empresa apenas comienza, tras dos sexenios panistas de protección, donde las ilegalidades que cometió le fueron perdonadas. La PGR lo está investigando por lavado de dinero y por fraude a Banamex al conseguir recursos con facturas falsas, y en Estados Unidos el FBI y la Comisión de Valores y Cambios, SEC por su acrónimo en inglés, verá cómo fue posible que la filial de Citigroup se involucró en un delito trasnacional.

¿En dónde se deshilachó la madeja que lo cubrió durante más de una década? Personas que lo conocen no entienden qué es lo que sucedió ni el porqué, pues realmente, aseguraron, no lo necesitaba. La investigación involucra a varias figuras del PAN y a familiares de altos funcionarios panistas, como su socio y exoperador financiero, Mario Díaz Álvarez, cuñado de Dionisio Pérez Jácome, secretario de Comunicaciones de Calderón -actual embajador en la OCDE-, y sobrino de Francisco Gil Díaz, exsecretario de Hacienda de Fox, en cuya administración se dio el renacimiento de Oceanografía de la mano de los hijastros del expresidente, y su entrañable amigo Javier Rodríguez Borgia.

Rodríguez Borgia –junto con su hermano Óscar- era dueño del Grupo Gasolinero Mexicano, investigado por la PGR por comprar gasolina al crimen organizado que la ordeñaba de ductos de Pemex. Por su asociación con Osuna Yáñez, ofrecía créditos de nómina a empleados de Pemex a través de su Caja Libertad, de la cual Díaz Álvarez fue presidente del Consejo de Administración hasta hace unos días. Rodríguez Borgia, que tiene la doble nacionalidad española, está en España para evitar órdenes de aprehensión por falsificación de documentos, lavado de dinero y delincuencia organizada. Entre sus negocios no investigados, se encuentran casas de apuestas y varios hoteles de una cadena española.

El trío de socios gozó de favores y el blindaje de los gobiernos de Fox y Calderón. Durante los dos gobiernos contaron con el respaldo de quien fue el abogado de Pemex y posteriormente secretario particular del expresidente Calderón y líder nacional del partido, César Nava, así como de Juan Camilo Mouriño, que murió en un accidente de aviación en 2008 como secretario de Gobernación. La investigación contra Osuna Yáñez y sus socios en Oceanografía toca las posibles irregularidades en las que incurrieron altos funcionarios panistas, así como también al menos dos empresarios más que actualmente quieren hacer negocios con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Además, las autoridades determinarán el grado de responsabilidad de los ejecutivos de Banamex que firmaron los créditos a Oceanografía con documentación falsa. La intervención del FBI y la SEC está relacionada directamente con la transferencia de dinero entre los dos países. La oficina de Citigroup en Los Ángeles ya recibió un citatorio de un Gran Jurado en Massachusetts para que responda a acusaciones de lavado de dinero, mientras que otro citatorio por el mismo presunto delito le fue entregado por la Corporación Federal de Seguros de Depósitos.

Citigroup admite que cuando menos uno de sus ejecutivos en Banamex será encontrado responsable de fraude y delincuencia organizada presumiblemente por sus vínculos con Osuna Yáñez y Díaz Álvarez. Sin embargo, para quienes conocen el enjambre de sus relaciones políticas con el panismo, si la investigación contra Oceanografía y sus principales accionistas es real, no podrá detenerse en ellos sin tocar las fibras más profundas de las presidencias de Fox y Calderón.

http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/oceanografia-fraude-global.html

epnmmm

Manuelmedinamora

Citigroup obliga a Banamex Manuel Medina Mora Investigar

Manuel Medina Mora, copresidente de Citigroup y presidente del Consejo de Administración de Banamex, está dirigiendo una investigación interna que busca esclarecer la gestión del banco en el escándalo de Oceanografía.

La debacle de esta firma le costó 400 millones de dólares a Banamex, subsidiaria de Citigroup. La investigación está enfocada en revisar los procedimientos de lavado de dinero del banco.

Aunque Medina Mora tomó la iniciativa de la investigación, Citigroup anunció una reducción en su compensación económica a 9.5 millones de dólares en el 2013, en contraste con los 11 millones que adquirió un año antes. El aviso, que también puede afectar a otros ejecutivos, podría estar relacionado con el fraude de Oceanografía.

La gestión de Manuel Medina Mora al frente de Banamex, de 1996 al 2010, fue la carta de presentación para su nombramiento como copresidente de Citigroup en enero del año pasado.

En el 2013, Banamex reportó utilidades por mil millones de dólares, un alza del 16 por ciento respecto al año anterior.

Banamex, expuesto

Ejecutivos de Citigroup mencionaron que Banamex es vista como la caja negra del consorcio internacional, reporta The New York Times.

La subsidiaria mexicana se ha caracterizado por tener altas ganancias, un bajo nivel de transparencia y un nivel considerable de autonomía.

Tras la revelación del escándalo de Oceanografía, un vocero de Citigroup dijo que Banamex está sujeto a las políticas de control, riesgo y transparencia institucionales.

Las fuentes mencionadas por The New York Times señalaron que tras la crisis del 2008, Banamex realizó una lista negra de clientes mexicanos.

Los ejecutivos de Citigroup se refirieron a la lista como “el libro de clientes en la línea roja”. A partir de la información de este documento, el banco mexicano cortó vínculos con múltiples compañías nacionales para delimitar su exposición al riesgo. Oceanografía no formó parte de esta lista negra. A pesar de la reducción de clientes corporativos, el préstamo a estas entidades se incrementó establemente, según analistas.

El escándalo de la firma de servicios petroleros levanta preguntas relevantes acerca de si existe un riesgo sistémico para Banamex, y ha expuesto el peligro que un modelo de negocios basado en el tráfico de influencias significa para los bancos.

Banamex había alertado a sus inversores de bonos acerca de las acusaciones de corrupción que Oceanografía había enfrentado en el pasado. A pesar de eso, le otorgó préstamos de corto plazo por 585 millones de dólares.

AVALANCHA DE CORRUPCIÓN NO PARA EN EL CASO DE #OCEANOGRAFÍA, PIDEN INVESTIGAR A #BANAMEX

Palacio Legislativo, 11-03-2014 (Notilegis).- La Cámara de Diputados exhortó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para que realice una amplia y profunda investigación sobre posibles violaciones a la normatividad de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) por parte de Banamex, en el caso de Oceanografía.

El Pleno aprobó un acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) para que la SHCP realice esta investigación, a través de la CNBV.

Plantean que la indagatoria es “sobre posibles violaciones a la normatividad de la CNBV por parte de la Institución de Crédito Banco Nacional de México (Banamex) en menoscabo del interés público”.

“Lo anterior –agrega el acuerdo de la Jucopo- derivado del caso de la documentación apócrifa dada en garantía a Banamex, por parte de la empresa Oceanografía, Sociedad Anónima de Capital Variable”.

La Procuraduría General de la República (PGR) intervino a la empresa Oceanografía, que es investigada por presunta corrupción y lavado de dinero.

El punto de acuerdo de la Jucopo lo aprobó el Pleno luego de la reunión de trabajo que sostuvieron ayer lunes en San Lázaro los titulares de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, y de la PGR, Jesús Murillo Karam, quienes fueron consultados por los diputados sobre el caso de la empresa Oceanografía.

AMR/YRE/JGM

http://radioamlo.org/noticias/avalancha-de-corrupcion-no-para-en-el-caso-de-oceanografia-piden-investigar-a-banamex/

Banamex otro Caso de Corrupción

Banamex: Escándalo de lavado y contratos

José Martínez Mendoza / Contracolumna
jmtzmdza1@prodigy.net.mx

Ahora le toca el turno a Banamex, después de los escandalosos casos de corrupción en la Comisión Federal de Electricidad, la cadena trasnacional de supermercados Walmart, el banco HSBC y hasta el Melate, la empresa de juegos y sorteos a cargo del gobierno donde se gestó un enorme fraude en detrimento de la institución y sus consumidores.
De acuerdo a informes confidenciales el Banco Nacional de México (Banamex), considerado como el banco número uno del país, se encuentra bajo la lupa de la Procuraduría General de la República por delitos de lavado de dinero, asignación de contratos en detrimento de la propia institución financiera por parte de ejecutivos desleales, así como un manejo discrecional de información de cuentahabientes que podría poner en riesgo sus ahorros e inversiones.
En el centro de este escándalo se encuentra Eduardo Moncada responsable de Vendor management subsidiaria de Banamex. Moncada es la punta de la madeja de un grupo de ejecutivos del Banco Nacional de México quienes deciden básicamente a qué proveedores se selecciona para hacer trabajos de desarrollo de software y otros trabajos de sistemas en Banamex.
A ese grupo está vinculado Gonzalo Padilla que trabajó en la empresa consultora Infoware hasta el 2010. De acuerdo a las pesquisas Eduardo Moncada favoreció a Infoware en detrimento del banco durante muchos años y lo sigue haciendo.
En el 2011 presuntamente llegó a un acuerdo con Stefanini (empresa consultora) para recibir una “cuota” por recurso contratado, es así que Stefanini ha recibido un trato preferencial por parte del banco en el último año en todos los proyectos.
Eduardo Moncada de alguna forma lava el dinero que recibe a través de Padilla y sus contactos con Stefanini.
El asunto podría resultar mucho más delicado toda vez que manejan la base de datos de los cuentahabientes de Banamex de una manera discrecional lo que pondría en riesgo no sólo las inversiones y ahorros, sino la misma seguridad de miles de clientes de esa institución bancaria.
Donde quiera que uno pone el dedo brota el pus. Es la corrupción que carcome tanto a servidores públicos como ejecutivos del sector privado.
De acuerdo a un estudio del Banco Mundial seis de cada 10 compañías que operan en México admiten que destinan una porción de sus ingresos a pagar sobornos a funcionarios públicos para obtener algún beneficio.
En ese sentido el Centro de Estudios Estratégicos del Tec de Monterrey estima que ocho de cada 10 empresas en nuestro país pagan sobornos para “agilizar permisos” y “corromper a funcionarios” para facilitar la conexión de servicios públicos, mientras que otro ocho de cada 10 empresas otorgan dinero para “evitar molestias” de inspectores, mientras que cinco de cada 10 empresas “pagan cuotas” para obtener contratos gubernamentales.
Algunos expertos estiman que los actos de corrupción le cuestan a México 30 mil millones de dólares anuales (no sólo en compras y obras públicas), lo que representa entre 3 y 4 por ciento del producto interno bruto, algo así como el 10 por ciento de los impuestos recaudados.
Banamex no podía sustraerse a este deprimente panorama que ahora pone a esta institución en el ojo del huracán.
Escándalo tras escándalo la confianza en el país se deteriora.
Ayer el escándalo de Néstor Félix Moreno Díaz, exsubdirector de Operaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), envuelto en un proceso penal por enriquecimiento ilícito tras haber recibido sobornos por más de 30 millones de pesos provenientes de empresas estadunidenses que fueron beneficiadas con contratos de la CFE.
Otro escándalo fue el desatado por las revelaciones del New York Times sobre la estela de corrupción de la multinacional cadena de supermercados Walmart que involucró directamente a funcionarios y gobernantes de México en los sobornos por más de 24 millones de dólares a cambio de favorecer en seis años a Walmart con más de 200 permisos, concesiones, licencias y autorizaciones, así como con 2 mil contratos.
Otro más fue el que protagonizaron ejecutivos del banco HSBC quienes aceptaron que sus estructuras financieras en México permitió el lavado de dinero de miles de millones de dólares procedentes del narcotráfico.
De acuerdo a este expediente HSBC en México, admitió incluso que el banco tuvo que cerrar varias de sus sucursales en puntos del territorio mexicano considerados de alto riego para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico.
Ante el incontrolable caudal de corrupción de empleados, ejecutivos y hasta auditores de HSBC-México por parte del narcotráfico, el banco europeo admitió también que intervino para cancelar por lo menos 50 mil cuentas bancarias –que ayudó a abrir– de mexicanos en las Islas Caimán.
Por medio de estas 50 mil cuentas, según el reporte del Senado estadunidense, se sacaron de México más de 2 mil millones de dólares del narcotráfico.
Hoy le toca el turno a Banamex, el principal banco de México.

Pemex y Banamex: radiografía de un escándalo financiero a gran escala

El Banco Nacional de México (Banamex) es la institución financiera más antigua del país. Y ahora es también el centro de una polémica por la investigación que iniciaron autoridades mexicanas y estadounidenses ante un presunto fraude y lavado de dinero.
Es un caso que va más allá de lo jurídico y que desnuda las prácticas de corrupción que existen en algunos sectores públicos de México, según especialistas.

En la trama participa la empresa naviera Oceanografía, una de las contratistas más importantes de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), y que desde hace varios años ha sido señalada de operar irregularmente.

También se vinculan al caso una comisión legislativa que no pudo investigar denuncias de corrupción; un fiscal que cerró extrañamente una pesquisa judicial y familiares del expresidente Vicente Fox Quesada.

Se trata de uno de los escándalos financieros más importantes en los últimos años, y del que BBC Mundo le cuenta la historia:

Naviera bajo el agua

El centro de la polémica es la empresa mexicana Oceanografía que ofrece a Pemex Exploración y Producción –la principal subsidiaria de la paraestatal- servicios de instalación y mantenimiento de plataformas marinas, apoyo en la perforación de pozos, instalación de ductos submarinos así como transporte de personal y materiales diversos.

Entre 1999 y 2013 la empresa ganó unas 160 licitaciones públicas que le dejaron ganancias estimadas en 31.000 millones de pesos, unos US$2.300 millones.

La relación de la empresa y Pemex es polémica. Una comisión especial de la Cámara de Diputados estableció que en 2000 Oceanografía estaba virtualmente en quiebra pues debía 21 millones de pesos en impuestos. Incluso estuvo a punto de ser embargada por el Servicio de Administración Tributaria.

Al siguiente año, ya durante el gobierno del expresidente Vicente Fox, el adeudo fue condonado y a partir de ese momento la situación financiera de la empresa mejoró notablemente gracias a la asignación directa de contratos de Pemex lo cual se hizo de forma irregular, según detectó la comisión legislativa.

En su informe final, presentado en febrero de 2006, los diputados que investigaron el caso señalaron que dos hijos y un hermano de la esposa del presidente Fox, Marta Sahagún, fueron los responsables de gestionar la asignación de estos contratos a cambio del pago de una “jugosa” comisión.

Los señalados son Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún, así como su tío Guillermo Sahagún. Oceanografía, el expresidente Fox y su esposa han negado que esa gestión hubiera existido.

El informe legislativo fue apoyado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que también encontró irregularidades en los contratos asignados a Oceanografía. Este organismo supervisa el gasto público en el país.

Tras las denuncias ese mismo 2006 la Secretaría de la Función Pública (SFP) inició una investigación, pues se encontró que Oceanografía violaba leyes de Obra Pública.

A pesar del escándalo durante el gobierno de Felipe Calderón se asignaron nuevos contratos a la empresa.

Los créditos de Banamex

El pasado 11 de febrero la SFP prohibió al gobierno federal establecer cualquier vínculo con Oceanografía, un procedimiento que se conoce como inhabilitación.

A partir de ese momento Banamex revisó los préstamos que había otorgado a la empresa y descubrió un probable fraude.

El banco estableció una línea de crédito por 7.650 millones de pesos, unos US$579 millones a través del sistema de descuentos por cobrar, es decir, que se liquidaría el adeudo una vez que Pemex pagara los servicios prestados por Oceanografía.

Pero su investigación encontró que muchos préstamos son incobrables pues menos de la mitad están avalados con contratos verdaderos ante la paraestatal.

La Procuraduría (fiscalía) General de la República intervino en el caso y descubrió que la empresa presentó a Banamex documentos falsamente respaldados por Pemex, por lo que determinó intervenir la contabilidad e instalaciones de la naviera.

Sin embargo la historia no termina aquí, pues según el procurador Jesús Murillo Karam en las pesquisas se encontraron indicios de lavado de dinero en las operaciones de Oceanografía.

Eso no significa que se vincule con el narcotráfico, aclaró el funcionario a medios locales, pues el delito inició cuando se obtuvieron recursos a través de un fraude.

“En el momento en que ese dinero después es utilizado de otra manera, se convierte en lavado de dinero”, explicó Murillo.

El caso ya trajo consecuencias. El banco estadounidense Citigroup, propietario de Banamex, bajó en US$235 millones su estimado de ganancias debido al presunto fraude de Oceanografía.

El consorcio también reconoció una investigación de la oficina del Procurador en Massachussets, sobre una posible violación al secreto bancario y las leyes contra el lavado de dinero.

Citigroup y Banamex han dicho que cooperan con las autoridades de México y Estados Unidos, y asegura que habrá sanciones a los empleados que hayan participado en el presunto fraude

Citigroup, Banamex, Roberto Hernández y Pedro Aspe… ¿dueños de Oceanografía?

Sabiendo el negro historial de la empresa y reputación de Oceanografía, cómo es posible que Banamex (Citigroup) le hubiese prestado tan jugosas cantidades de dinero sin haber efectuado algún tipo de investigación a fondo y desatender las posibles garantías que otorgaría la empresa.

De acuerdo a un estudio reciente, Petróleos Mexicanos es una de las primeras empresas petroleras con mayor rentabilidad a nivel mundial y por supuesto la mayor empresa en nuestro país, sin embargo,  pese a que tiene ingresos exorbitantes es bien sabido que a lo largo de su historia se le ha exprimido o saqueado a niveles famélicos, en este mismo sentido, los gastos que debe desembolsar Pemexanualmente por concepto de operatividad representan miles de millones de dólares, lo que genera una gran área de oportunidad para los proveedores de bienes y servicios de la industria petrolera.

En varias ocasiones se ha dado a conocer y se ha documentado que de los ingresos que la petrolera obtiene, el gobierno Federal se encarga de quitarle por concepto de impuestos un alto porcentaje, se desvía dinero hacia el sindicato -el cual nunca ha sido transparentado-, está invadida por altos índices de corrupción en todos sus niveles, existen licitaciones amañadas, tráfico de influencias y contratos a modo, todo lo cual no pudiera ser posible sin el conocimiento y  la complicidad de los altos mandos de la paraestatal con la iniciativa privada.

Durante las administraciones panistas de Vicente Fox y de Felipe Calderón, varios medios de información nacional dieron a conocer la red de complicidad y corrupción que imperaba hacia el interior de Pemex, la cual era auspiciada por el priista José Francisco Gil Díaz, quien fungió como Secretario de Hacienda y operada por su pupilo Juan José Suárez Coppel, quien primeramente se desempeñó como Director Corporativo de Finanzas y posteriormente como Director General de Pemex con Calderón, siempre todo tolerado por cada uno de los presidentes en turno, ya que no es admisible que ninguno de ellos, no supiera sobre los malos manejos que se daban en la paraestatal.

No obstante, de todas las decenas o centenas de casos de corrupción que existen y se han documentado al interior de Pemex (los grandes negocios se hacen en Pemex Exploración y Producción), en los últimos días únicamente se ha hablado del “problema entre particulares” de Oceanografía y Banamex.

En el año 2000, a un paso de que Amado Yáñez dueño de Oceanografía declarara en quiebra, súbitamente al iniciar la administración foxista, la empresa empezó a obtener magnos contratos y por ende, grandes cantidades de dinero, todo gracias a que los vástagos de Marta María Sahagún de Fox, Manuel y Jorge Alberto Bribiesca intercedían por la empresa petrolera para hacer negocios y explotar la mina del llamado oro negro que representa Pemex, para lo cual, aprovecharon sus fuertes vínculos con la pareja presidencial.  Extraoficialmente se dice que durante el sexenio de Fox y posteriormente con Calderón (2000-2013), Oceanografía obtuvo alrededor de 160 contratos y beneficios por más de 31 mil millones de pesos.

Sabiendo el negro historial de la empresa y reputación de Oceanografía, cómo es posible que Banamex (Citigroup) le hubiese prestado tan jugosas cantidades de dinero sin haber efectuado algún tipo de investigación a fondo y desatender las posibles garantías que otorgaría la empresa.  Los datos son los siguientes para que usted determine el acontecer de lo que hoy vemos y escuchamos:

Entre los trabajados de Jose Francisco Gil Díaz, destaca el haber sido Subsecretario de Ingresos mientras la titularidad la tenía Pedro Aspe Armella, ambos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en el sexenio de Carlos Salinas; posteriormente, ha trabajado durante muchos años para Roberto Hernández Ramírez -dueño de Banamex-, fue miembro del Consejo de Administración Banamex-Accival, posteriormente fungió como Director General de Avantel -de la cual era dueño Banamex-.

En el año 2000 gracias a la amistad y a las prebendas que concedió Vicente Fox a Roberto Hernández Ramírez es que José Francisco Gil Díaz es impuesto Secretaría de Hacienda por parte del segundo y por el vínculo de los Bribiesca Sahagún con Oceanografía, es posible que Banamex otorgue sin ningún empacho créditos a manos llenas a la empresa petrolera, todo es un círculo de nepotismo y corrupción.

Según reportes de Banamex, hasta el cierre del año pasado, el banco tenía una exposición a la firma de servicios petroleros por unos 7,600 millones de pesos a través de un programa de descuento de cuentas por cobrar con Pemex y créditos.

Pese a la gran deuda de Oceanografía con Banamex (Citigroup), al día de hoy la empresa petrolera cuenta con 19 contratos vigentes con Pemex los cuales involucran recursos superiores a los 7,900 millones de pesos, además, entre diciembre de 2013 y enero del presente año en el gobierno de Enrique Peña Nieto, Pemex falló a favor de Petrodata Services, empresa que está vinculada con Oceanografía y a la cual le otorgó un par de contratos, los cuales suman alrededor de 1,350 millones de pesos.

Hace cerca de un año corre el rumor de que Pedro Aspe Armella planea o representa grandes intereses para desarrollar un gran negocio en materia energética, en concreto con el petróleo, asimismo, se ha comentado que para poder darle rienda a esto, él fue el cerebro o el actor intelectual detrás de la reforma energética y fiscal.

Desde hace muchos años Pedro Aspe y Roberto Hernández Ramírez se conocen, han compartido asientos en diferentes Consejos de Administración de diferentes empresas, tienen amigos en común y pareciera que han aprovechado la coyuntura del endeudamiento que tiene Oceanografía con Banamex.

¿Por qué las autoridades no han atendido todos los casos de corrupción y fraude que se han dado a conocer en contra de Pemex y del erario?  ¿Qué es lo que hay de fondo?  ¿Banamex (Citigroup) está interesado en expandir sus horizontes y entrar al mercado petrolero?  ¿Pedro Aspe Armella y las empresas que representa está tomando ventaja de sus amistades para hacerse de Oceanografía, ya que la empresa cuenta con infraestructura y presencia en el mercado?

Todo parece indicar que lo que se pretende es reventar a la empresa y hacerse de ella o venderla al mejor postor (a modo), con ello, pareciera que Pedro Aspe Armella podrá desarrollar el gran emporio que en materia energética tiene planeado, lo cual hará posible con la ayuda de Banamex (Citigroup), el consentimiento de Enrique Peña Nieto y con el apoyo de Luis Videgaray y Emilio Lozoya, ambos cercanos al ex titular de Hacienda con Carlos Salinas de Gortari.

CAMILO CISNEROS @CBellator mié 12 mar 2014 13:10

Fraude Banamex Oceanografia Video CNN Expansion

Oceanografía tiene deudas con empresas de Holanda y EU

 

3c6b5-banamex
Video CNN Expansion

http://www.cnnexpansion.com/videos/2014/03/25/oceanografiia-expansioin-mov